dimecres, 2 de març de 2022

LITERATURA : Poesia Gastronómica

Hola amigos y amigas.Hoy el tema es el menú más disparatado,con ingredientes un poco diferentes. Ligar la gastronomía con la poesía. Pero si que existen,de siglos y siglos atrás. Ya Fernandez de Moratín el dramaturgo y poeta español, más relevante comediógrafo neoclásico del siglo XVIII español,se descuelga con el conocido,"Ayer convidé a Torcuato, comió sopas y puchero, media pierna de cordero, dos gazapillos y un pato. Doyle vino, y respondió: Tomadlo, por vuestra vida,
que hasta mitad de comida, no acostumbro a beber yo".
Ya en el siglo XIX el poeta alemán Heinrich Heine,indica

"A mi estómago poco le importa la inmortalidad."
Entrando más para saciar la sed,el argentino Jorge Luis Borges,
eterno candidato al Nobel de literatura,escribió  "Soneto al Vino"

¿En qué reino, en qué siglo, bajo qué silenciosa
conjunción de los astros, en qué secreto día

que el mármol no ha salvado, surgió la valerosa

y singular idea de inventar la alegría?

Con otoños de oro la inventaron. El vino

fluye rojo a lo largo de las generaciones

como el río del tiempo y en el arduo camino

nos prodiga su música, su fuego y sus leones.

En la noche del júbilo o en la jornada adversa

exalta la alegría o mitiga el espanto

y el ditirambo nuevo que este día le canto.

Otrora lo cantaron el árabe y el persa.

Vino, enséñame el arte de ver mi propia historia

como si ésta ya fuera ceniza en la memoria

Y en esta entrada poeta-gastronómica no podía faltar la famosa "Nanas de la cebolla" de nuestro Miguel Hernández  (Dedicadas a su hijo, a raíz de recibir una carta de su mujer, en la que le decía que no comía más que pan y cebolla.)

La cebolla es escarcha
cerrada y pobre.
Escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla,
hielo negro y escarcha
grande y redonda.
En la cuna del hambre
mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarchada de azúcar
cebolla y hambre.
Una mujer morena
resuelta en lunas
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.
Ríete niño
que te traigo la luna
cuando es preciso.
Tu risa me hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.
Es tu risa la espada
más victoriosa,
vencedor de las flores
y las alondras.
Rival del sol.
Porvenir de mis huesos
y de mi amor.
Desperté de ser niño:
nunca despiertes.
Triste llevo la boca:
ríete siempre.
Siempre en la cuna
defendiendo la risa
pluma por pluma.
Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades.
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.
Frontera de los besos
serán mañana,
cuando en la dentadura
sientas un arma.
Sientas un fuego
correr dientes abajo
buscando el centro.
Vuela niño en la doble
luna del pecho:
él, triste de cebolla,
tú satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa
ni lo que ocurre

Que os puede decir un lego en poesía como yo. Con sus palabras describen muy bien el momento y sus
circunstancias.

Ahora bien,está en el siglo XVI el sevillano Baltasar de Alcázar poeta glotón,goloso y enamorado que cantó, "Tres cosas", que dice así,

Tres cosas me tienen preso
de amores el corazón,
la bella Inés, el jamón,
y berenjenas con queso.

Esta Inés, amantes, es
quien tuvo en mí tal poder,
que me hizo aborrecer
todo lo que no era Inés.
Trájome un año sin seso,
hasta que en una ocasión
me dio a merendar jamón
y berenjenas con queso.

Fue de Inés la primer palma;
pero ya juzgarse ha mal
entre todos ellos cuál
tiene más parte en mi alma.
En gusto, medida y peso
no le hallo distinción:
ya quiero Inés, ya jamón,
ya berenjenas con queso.

Alega Inés su bondad,
el jamón que es de Aracena,
el queso y la berenjena
la española antigüidad.
Y está tan en fiel el peso
que, juzgado sin pasión,
todo es uno, Inés, jamón,
y berenjenas con queso.

A lo menos este trato
destos mis nuevos amores
hará que Inés sus favores
nos los venda más barato.
Pues tendrá por contrapeso
si no hiciere razón,
una lonja de jamón
y berenjenas con queso.

Que os parece,y yo en particular lo dedico este "Tres..." a dos damas que conozco, llamadas las dos Inés,como

tenía que ser.

Creo que he pasado el trance,y si os ha gustado,otro día más del mismo tema. Que aproveche !!!

Tomàs,clase turista, de paso...
comer y beber con mesura.

----------------------------------------
Nota. Cuadro de Benjamín Palencia (1943).Título: Bodegón de peces.

Enlace interesantehttps://claseturistadepaso.blogspot.com/search?q=julio+camba
=========================
DISCOSDEDICADOS: GOLDEN APPLE QUARTET nos
deleitan con "EL MENÚ"

1 comentari:

  1. Un hermoso paseo literario por el arte de buen comer, donde además del paladar la poesía nos acaricia el oído.
    Gracias, Tomás.

    ResponElimina