dilluns, 23 de novembre de 2015

"Un costoso refugio para los jubilados" por Sandra López Letón

Amigos y amigas.Se nota que el abajo firmante ya está en la tercera edad -o la dinosauria- en plan más jocoso. En estas edades unas de las cosas que preocupan más es no dar faena,entenderte con las generaciones más jóvenes y tu porvenir. El porvenir de un viejo ya pueden ver,lo tiene corto por ley de vida. Aunque a veces uno alarga más que algunos quisieran. Lo bueno del caso es que no sabemos a que "distancia estamos de la pared".
Viene a cuento del artículo que leí ayer titulado "Un costoso refugio para los jubilados" de Sandra López Letón,(es coincidencia,no tengo nada que ver con mi tocaya de apellido),pero que es interesante leer:
"En España hay 5.230 residencias, lo que supone un exceso de oferta en relación al poder adquisitivo de la tercera edad.
Mientras la salud lo permita, las personas mayores prefieren residir en sus viviendas. Solo cuando la dependencia o la enfermedad llama a sus puertas acuden a una residencia. Y no todos. En España, en torno al 3,6% de la población de edad avanzada vive en uno de estos centros (unas 305.179 personas), según las estimaciones de junio de 2015 realizadas por Antonio Abellán, investigador del Departamento de Población del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).http://envejecimiento.csic.es/documentacion/estudiosyresultados/informes/enred-index.html
Una posible aversión a las residencias no es el único motivo por el que no se mudan. Las plazas no están llenas porque no todos pueden permitirse el acceso con su pensión (874,4 euros mensuales de media en 2014). El desajuste entre oferta y demanda está motivado por una oferta mal situada en las urbes, unos precios inasequibles y una mayor demanda de plazas públicas insatisfecha. El Obervatorio de la Dependencia señala que hay 55.000 plazas libres, mientras 20.000 dependientes no reciben servicio. Los estudios del grupo de residencias Sanyres apuntan a una ocupación del 65% en plazas privadas y por encima del 85% en
Un grupo de personas mayores realiza actividades en el patio de la residencia Sanyres Córdoba Centro.
públicas o concertadas. Conclusión: "Existe más oferta que demanda solvente", dice Josep de Martí, director del portal especializado Inforesidencias. Y la Administración no ayuda al no concertar suficientes plazas.

"Residir en un centro privado cuesta 1.829 euros
al mes y en uno público unos 1.500"
Por un lado, España sigue su proceso de envejecimiento: en enero de 2015 había 8,59 millones de mayores de 65 años. A mitad de siglo, el 37,6% de los españoles tendrá 65 años o más, lo que equivale a 16,4 millones de personas. Por otro, hay 5.230 residencias con 359.035 plazas, según los datos de junio del CSIC. "Un 75% de plazas son privadas y el resto públicas –en torno a un tercio, unas 30.000, están gestionadas por empresas o fundaciones privadas–", explica Josep de Martí. Los principales operadores son SARquavitae, Ballesol, Sanitas y Amma, entre otros.
"Los pisos tutelados y los "senior resort" son
para personas con autonomía"
El acceso a una residencia pública o concertada es complicado y hay largas lista de espera de hasta dos años. Además, no son gratis (el mayor paga un porcentaje de su pensión en función de sus ingresos, que puede ser de hasta el 90%). Cuestan unos 1.500 euros mensuales y las solicitudes se tramitan en los Servicios Sociales de cada municipio. La otra opción es recurrir a la privada, cuyo precio es de 1.829 euros mensuales. Inasumible para muchas familias, aunque no siempre fue así. "Hace unos años, con la pensión y poniendo un poco cada hijo, podían pagar la plaza (700 euros en 1998)", calcula el director de Inforesidencias.
(si creeis conveniente terminar de leer el artículo)
Sandra López Letón, (El País,22-11-2015).
Compañeros y compañeras de "situación",si veo alguna noticia,reportaje o artículo de interés,intentaré que esteis informados.
Tomàs,clase turista,de paso...otro dinasaurio.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada