dilluns, 16 de novembre de 2015

"BARCELONA DEBE MIRAR A MONTREAL" por Fiona Maharg-Bravo

Hola amigos y amigas. Este fin de semana lo he pasado en Torà (Lleida), población de donde era natural mi suegro Jaume. Ya viniendo en el tren de Calaf-Mollerussa,estando pensando en estos dos días pasados con muy buena compañia de familiares-amigos , y tambien en los acontecimientos de París,me llega a mis manos el suplemento de El País de los Negocios y leo un artículo de Routers Breakingviems firmado por Fiona Maharg-Bravo (*) titulado
Fiona Maharg-Bravo
"BARCELONA DEBE MIRAR A MONTREAL" que por su interés,importacia y oportunidad,deseo reproducir. Ya en su subtítulo indica -"La ciudad canadiense perdió su capitalidad económica por el auge del nacionalismo".

"Montreal y Barcelona tienen mucho en común. Ambos son de clase mundial ciudades cosmopolitas con un don para las artes. Ambos son las ciudades más grandes de las regiones de tamaño similar, Quebec y Cataluña. Barcelona es el riesgo de tener algo más en común con la ciudad canadiense: el "efecto de Montreal".
El término, que ganó adeptos antes de la votación sobre la independencia de Escocia el año pasado, se refiere a la relativa decadencia económica de Montreal tras el ascenso del separatista Parti Québécois en la década de 1970.  No hay ninguna evidencia clara de que el propio movimiento independentista catalán haya perjudicado a la actividad económica,pero es una posibilidad que debería preocupar a los lideres de la región.
Un momento decisivo para Montreal llegó en 1977, cuando el Banco de Montreal trasladó su sede operativa a Toronto, consolidando el dominio de la última ciudad de los servicios financieros. Profesor Joe Martin de Rotman
Sagrada Familia (Barcelona)
School of Management señala que el cambio económico a Toronto ya estaba en marcha, pero se aceleró después de que el francés se hizo el idioma oficial y obligatorio en el sector público, las grandes empresas y las escuelas.
Alrededor de 300.000 personas abandonaron la ciudad entre 1976 y 1981, muchos de ellos altamente preparados y emprendedores.

Un referéndum sobre la independencia fue rechazado en 1995. Sin embargo, el éxodo continuó. Entre 1999 y 2012, Montreal perdió casi el 30 por ciento de sus oficinas centrales, el Institut du Québec estima, debido a un cambio económico hasta el oeste de Canadá.  Entre 1987 y 2013,el crecimiento del PIB prer capita anual medio en Montreal se situó por detrás de la media canadiense.
Barcelona se encuentra en una posición mucho más fuerte y el paralelismo tiene un límite. No hay un referéndum sobre la mesa, y la constitución española no permite que una región sev independice. Además, el lenguaje no es un impedimento para hacer negocios - el director ejecutivo de Caixabank, el banco comercial  con sede en Barcelona, ​​no es un hablante nativo catalán. La mayor parte de las grandes empresas españolas ya tienen su sede en Madrid.
Sin embargo, el Parlamento catalán ha comenzado el proceso para la eventual secesión y dos asociaciones
Montreal (Canadá)
bancarias principales de España, que incluyen Caixabank y Sabadell, en septiembre, advirtió que los prestamistas podrían reconsiderar su establecimiento en la región si se fuera de la zona euro.

Incluso sin salidas dramáticas, la relación de Cataluña con el resto de España, su principal socio comercial, podría erosionar. Los inversionistas son propensos a poner las decisiones de inversión en espera. Montreal ha demostrado que el sentimiento nacionalista puede ser costoso".
Fiona Maharg-Bravo
Es bueno ver lo que piensan los demás,con gente muy preparada,y tener contraste de pareceres. No se debe comer todo el menú en el mismo plato. Por higiene.
Tomàs,clase turista,de paso...con Fiona. 
----------------------------------------------
(*) Fiona Maharg-Bravo es breakingviews' Madrid corresponsal. Fiona se unió Breakingviews en 2003 en Londres, cubriendo medios de comunicación, el transporte, la energía y España. Anteriormente pasó unos meses en el Financial Times como ganador del 2002 Nico Colchester Fellowship. Antes de convertirse en un periodista, Fiona trabajó casi cinco años en la banca, primero en JP Morgan en los mercados de capitales de renta variable y grupos financieros apalancados y luego en el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo. Ella ganó un BA / MA (Phi Beta Kappa) de la Universidad de Chicago en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales y un Diploma en Economía por la Universidad de Cambridge.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada